“Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.”

1 Timoteo 6:10

 

Nos cuesta imaginar que nuestra relación con el dinero pudiese tener un lado B. Generalmente asociamos el tener dinero a estabilidad, felicidad, y seguridad, es decir, estados que normalmente apreciamos y perseguimos en la vida. Pero la escritura advierte positivamente que la relación con el dinero puede ser peligrosa cuando nuestro corazón se vuelca hacia el, amándole.

 

¿Amar el dinero?, ¿yo?, !no!, respondemos rápidamente, pero si reflexionamos un poco y revisamos lo que hace una persona enamorada frente a su ser amado, podríamos cambiar de opinión.

 

El enamorado piensa mucho en su ser amado, a veces se desespera por estar con el. Cuando le pierde parece que su mundo se acaba. Lucha por el, se sacrifica por tenerle, es capaz de morir por el. Entre otras cosas más……

 

El amor al dinero es algo peligroso según lo que Dios nos plantea en su palabra, se convierte fácilmente en nuestro amor, nuestro ídolo, lo que es normalmente la ruina. Por el dinero se mata, se abandonan los hijos, se transan los valores, etc.

 

Los bienes son demasiado inestables como para vivir por ellos.

 

 

 

“¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas. Como alas de águila, y volarán al cielo.”

Proverbios 23:5

 

Dios nos aconseja a poner los ojos en Él, porque eso nos librará del riezgo de ser seducidos por los bienes materiales. Esto no quiere decir que no tendremos lo necesario, de hecho Dios nos da todo para que lo disfrutemos. Sino que sabremos como hacerlo, cuando Dios nos enseñe a hacerlo.

 

Si necesitas ayuda escríbenos a……………..

 

Déjanos tu

petición de

oración

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.